jueves, 13 de noviembre de 2008

DIOSES sin deseo



Una Tonada de Luna Llena nos acompaña en la película peruana DIOSES, Simón Díaz interprete de la canción, nos canta "luna, luna llena menguante...." con una voz dulce y una letra cargada de sentimientos, marca la contradicción en las vidas de estos personajes que se supone están colmados al igual que una luna llena y sin embargo menguan en el amor y el deseo.

La música y su letra contrastan con los personajes de la pelíclula que obedecen absurda y absolutamente a un orden e ideales sociales, que los dejan esclavizados sin permitirles ir por las vías del deseo, ni preguntarse por un segundo que es lo que realmente quieren ni quienes son.

Estos personajes viven traicionándose a ellos mismos, como Elisa que acomplejada por apellidar Moreno y no ser de la high arequipeña niega a su madre y a su familia, aunque por suerte, al menos en sueños su abuela le da una buena cachetada.

Si bien no intento dar una opinión cinematográfica sobre la película ya que eso les compete a otros, creo está tristemente bien retratada aunque a veces los personajes parezcan caricaturizados.

"Dieguito", es el personaje que nos salva de esa pesadumbre de estereotipos rompiendo -quizás sólo de aburrido- con lo establecido dentro de su entorno. Diego recurre a lo prohibido en búsqueda de algo de un deseo, sin duda más que un deseo lo que encuentra es culpa y sufrimiento, lo cual obedece más a un modo de gozar que a un deseo pero al menos no está anestesiado, sabe que siente, y que por ello está más vivo que cualquiera de los otros en su familia, independientemente a cualquier tipo de norma moral, que no pretendo emitir en este artículo.

Al igual que en la letra de Tonada de Luna llena, Diego quiere matar al "gavilán que no le deja gallina" y escapa a casa de una de las empleadas para sin querer acercarse a mirar un mundo que desconoce. Desde la punta de un cerro de un pueblo joven el ve que su mundo y su familia son sólo un fragmento de otras realidades. El gavilán es su entorno social, ese que no le ha dejado lugar al deseo ya que Andrea, la hermana que se emborracha y tiene sexo cada vez que puede con quien puede, al final lo deja en un lugar más cerca del estrago.

Si bien al final de la película vuelve a casa de su padre, y aunque pareciera que simplemente se adapta a ese orden social que en un inicio rechaza, creo que por el contrario algo nuevo surge, el puede conversar con una chica que le presentan en una fiesta olvidándose de la hermana, pero más interesante aún es que resuelve estudiar una carrera, y no una carrera que hubiera querido el padre sino la que el quiere, esa que el cree lo hará entenderse a él mismo y a los otros, de alguna manera una nueva puerta se abre para él sin tener que volver a salir corriendo.

Desde mi mirada, que parte del discurso lacaniano, Dioses muestra la posibilidad de que cada quien puede hacerse responsable, responsable del propio goce, de la búsqueda de un deseo y por ende de hacer una elección y no quedarse anestesiado, eso que nos compromete a cada uno en lo más íntimo de nuestro ser a no traicionarnos como sujetos.

Felicitaciones por la producción Pinky.

9 comentarios:

David C. dijo...

Excelente artículo. El último párrafo sobre todo: "no traicionarnos como sujetos".

Da pena ver cuanta gente traicionandose a si mismas en la chamba, entre los amigos, siempre es bueno dejar algunas palabras. Al fin y al cabo no vamos a cambiar el mundo, pero algo aportaremos, algo les quedará en el cerebro.

Saludos.

Anna Lia dijo...

Siempre es bueno dejar algunas palabras, como bien dices, quizás incluso algunas veces puedan despertar y orientar algún deseo.

gracias David.

Eduardo Álvarez dijo...

¿cuándo vuelve la naranja?

Anna Lía dijo...

pronto, pronto...

Edén Mercado dijo...

Buen día.

Recientemente he estado "navegando" por la interntet y al buscar frases de Lacan me topé con tu blog que me pareció muy interesante.

Si no es alguna molestia, me he tomado la libertad de seguirte. Siempre es intereante leer las publicaciones de psicoanalistas, ya que yo mismo estoy metido en dichos ámbitos.

Me parece muy interesante lo que mencionas sobre el goce, al final de tu presente publicación; la responsabilidad que debemos de tener ante nuestro deseo es el principal alcance, al menos para mi, de la clinica psicoanalítica.

Un saludo y hasta pronto.

giancarlo tejeda dijo...

siempre oigo que mencionan a lacan, nunca lo he leído ni estudiado, pero suena interesante... vi la película dioses y, aunque me parecio algo trunca, lo que más recuerdo es cuando el hijo, diego creo, baja de su casa con estructuras imponentes hacia la playa, y al final se ve una escena parecida, pero en vez de bajar de la playa exclusiva baja del cerro entre casas misias y tierra...

monica dijo...

Me dieron ganas de ver esa película,lástima que a Córdoba (Argentina) no llegan películas peruanas.
Tu comentario me hizo recordar a un libro que lei hace poco "Intimidad" de Hanif Kureishi,ahi va una frase
"Sin duda evolucionar constituye una infidelidad....a los demás,al pasado,a las antiguas opiniones de uno mismo.Tal vez cada día debería contener al menos una infidelidad esencial o una traición necesaria.Se trataría de un acto optimista,esperanzador,que garantizaría la fe en el futuro...una afirmación de que las cosas pueden ser ,no solo diferentes,sino mejores...."

Marian dijo...

No traicionarnos como sujeto, hermosas palabras!!
Saludos de Argentina

Lain Darko Bellamy dijo...

hola...me parece excelente su blog...y bueno me podría decir ¿porque a una mujer le duele tanto amar? ¿porque el me duele? ¿porque lo sufro?, hace poco me hice unas preguntas al aire en mi blor pero nadie pudo respondermelas, dicen que son confusas que no se entienden y disculpe por escribir tanto sin conocerla es solo que esperaba una respuesta amis preguntas y ojala usted pueda darmela.
gracias. oh y si es que es tan amable de responder gracias :)si no pues igual me encanto su artículo de frases de amor.